miércoles, agosto 09, 2006

Columnistas

Para meditar
¡Feliz aniversario, primo!
Los pueblos se ilustran
El Neandertal fue descubierto
Hace 150 años, ¿ancestro directo o primo lejano? Los alemanes celebran este año el 150 aniversario del primer descubrimiento de restos óseos de un hombre de Neandertal (Alemania) mientras la cuestión de los lazos con el hombre moderno continúan siendo debatidas en el seno del mundo, exposiciones, congreso, etc.
Alemania rinde homenaje al “Neandertal”, este hombre prehistórico que vivió en Europa entre los 200 mil y los 28 mil años antes de nuestra era y cuyos primeros fósiles fueron descubiertos a comienzos de agosto por obreros que trabajaban en una cantera en el valle de Neandertal construye los sitios consagrados. En una exposición sobre la importancia de este ser humano en la investigación sobre la evolución de la humanidad. ¿Qué lazos tiene con nosotros este hombre prehistórico? ¿Es un pariente directo? ¿o sólo un primo?
Conclusión: los hombres de Neandertal no serían nuestros ancestros, sino más bien nuestros primos lejanos.
Marta Botta
Y, dice que me lee
El apego de la gente de Baradero por las “tradiciones” es tal que, de medirse, superaríamos a San Antonio de Areco, pero no por la gauchesca sino por el “Don Pirulero” en el que, “cada cual atiende su juego” y que mucho tiene que ver con lo dicho por el grupo Re-existir, en “El Diario” del 29/7/06 en la nota “Cuando la indiferencia nos supera”.
Por esa insensibilidad, acá, “cada cual atiende su juego”, cada cual se queja en los medios porque donde debieran atenderlo y darle, a su reclamo, el correspondiente y serio curso juegan al “Don Pirulero”.
Es válida y razonable la pregunta que, en un párrafo de aquella, le hacen los del grupo a la sociedad y al Estado: “Qué nos pasa que no logramos tomar conciencia...” y eso es por los hechos espantosos que hubo y que atentaron contra los derechos humanos en APAND.
Aunque el origen de aquella es por el “niño atado y violado” recientemente, hecho aberrante por el “que nadie, pero nadie se movilizó” y como aquellos manifiestan “sólo algunos medios comentaron el hecho, las autoridades institucionales callan hacia adentro y distorsionan para afuera...” y en la que apuntan, también, a quienes como siempre son indiferentes y por eso agregan “¿las autoridades municipales? Tienen tantos problemas y tantas cuestiones de mayor importancia que APAND no ingresa en sus preocupaciones ni en sus posibles tratamientos”.
Es posible, ¿acaso no es un “problema o cuestión de mayor importancia” que el sábado 22/7/06 a las 6.45, frente a la plaza Mitre, el inspector general -desaforado- le diera un golpe en el rostro lesionando al desprevenido conductor del auto que impactó de atrás con otro que, detenido, inspeccionaban sin tomar medidas precautorias.
Si bien eso no justifica no estar atento al conducir, tampoco justifica aquella reacción y menos que los superiores del agresor, intendente y secretario de Gobierno que, sabiendo lo ocurrido, no hagan nada.
Por lo de “Cuando la indiferencia nos supera”, algo que no es nuevo, recuerdo que en un frío y ventoso atardecer del 24/5/05, por el acceso, dos niños fugaban hacia la ruta 9, con poca ropa, frío y hambre y uno lesionado. Eso motivo tres notas en este semanario: 27/5/05, 10/6/05 y la del 18/11/05, y puedo decir que los despreocupados jugaban al “Don Pirulero” o ¿integraban la cadena de impunidad que había y hay en Baradero?
Fotografié a los dos y grabé, de sus bocas, padecimientos y nombre de quien le pegaba en el “Peque 2”, de APAND. Institución a la que los regresaron sin que, en la “Estación" policial a la que los llevaron policías de la “Comunal de Seguridad de Baradero”, se labrara actuación y/o se ordenara que los revisara un médico, omisión por la que “alguien”, según el Código Penal y Jofré, violó los deberes de funcionario público.
Si bien en aquella no hicieron lo que debían, habría que saber si el juez de paz letrado, Jorge Leonel Bernatzky, conforme la Ley Orgánica del Poder Judicial, ante lo que era público, por esos niños, inició causa con copia al juez de menores departamental.
Lo de “Cuando la indiferencia nos supera”, también fue evidente cuando tras hacerse público, en “La Opinión” del 23/12/05, supuestos actos de corrupción policial en perjuicio del Estado, manos “anónimas”, la madrugada (5.00 ó 5.15) del 25/12/05 (Navidad) invadieron la propiedad privada y rompieron la luneta trasera de mi auto, luego de ese atentado contra un periodista y lo publicado el 30/12/05, hubo “quienes” practicando la “indiferencia”, en democracia pero en Baradero, seguían jugando al “Don Pirulero”.
Por lo que está sucediendo, que Dios ilumine a los habitantes de esta ciudad y nos haga entender que la insensibilidad nos está carcomiendo y que, mezquinos individualismos, nos llevan a creerles a los que, para tapar sus arbitrariedades, atribuyen intenciones conspirativas a quienes con crítica voz independiente las revelamos.
En realidad, mal que les pese a esos, sólo busco alertarlos de la caída de quien por creerse Dios (Romera) y decirlo al personal, en el destacamento de Alsina puso, como encargado, a un sargento (Santillán) habiendo dos subtenientes (Manicler y Piñón) hombres de mayor jerarquía.
Pero, teniendo otros puntos para disentir -el intendente- sólo me adjudica una intención traviesa por lo de “caída” a la que, insisto, aquel “podría arrastrarlo en su” porque, como policía, hace lo que quiere y no lo que debe.
¡Que difícil es corregir a un necio!
Por Luis E. Tognocchi

Ausencia
Lejos se fue una mañana,
afuera brillaba el sol,
risas la calle poblaban
y alegres cantos de amor
entraban por la ventana,
a nadie hice caso yo.
Sólo la ausencia, clavaba
su garra en el corazón.
Los recuerdos se volcaban,
fino cardo de color,
para decir que olvidara
lo que una vez sucedió.
Pero fue en vano dejarla
escondida en un rincón
de la alcoba, a ella nada
le importaba mi dolor.
Ausente el río cantaba.
Ausente el ave cantó.
Sin alegría vagaba
la pena del desamor,
de ella no me queda nada,
nada de ella quedó.
Sólo muy hondo enraizada
en la raíz del temor,
que de olvidarte, olvidara,
la pena del desamor.
Por Sirio Silvano

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home