viernes, junio 16, 2006

Ricardo Schlegel - “Me gustaría llegar a ser intendente de Baradero”

Es uno de los personajes de la vida pública más controvertido. Es una mezcla rara de empresario exitoso y simpático personaje de café. Tene inserción en la política desde hace años. Incursiona en el periodismo marcándote como opositor. Quiere ser intendente y dice las cosas “De Frente”.

Cree en un sistema socialista que apuntale la palabra socialismo como filosofía, pero “sin renegar de un capitalismo que está instalado totalmente en la sociedad”. Asegura que se puede hacer socialismo como se hace en los países bajos. El socialismo de Adenhauer, el de Felipe González: “Socialismos que le pueden dar a la gente posibilidades de crecer en todo sentido. Socialismos que tienen que ver con igualdad y la equidad”. Es simpático, directo, inquieto, conoce el movimiento de la política local y cuando le decimos que vamos a titular la nota como “De profesión: opositor”, ríe y agrega “pero abajo poné algo bueno”.

Ese socialismo al que hacés mención funcionó y creció gracias a alianzas. ¿Se pueden hacer alianzas acá?
Creo que no hay un gobierno del primer mundo en este momento que no esté funcionando sin alianzas, porque la sociedad ha evolucionado de tal forma que no es necesario encasillarse en un partido político, sino que se crece en forma conjunta, en base a sentirse parte de esa alianza y dar respuesta a las necesidades que ellos están viviendo.

Acá las alianzas se suelen tomar como traiciones, y a las personas como tránsfugas que terminan ocupando un cargo por una cuestión económica y nada más…
La idea de la “nueva política” solamente se piensa en la palabra. Seguimos todos en la vieja política, hoy por hoy se negocian los planes sociales, se encuentran en el poder intendentes que, no es el caso de Baradero pero sí en el conurbano, están ligados a todos los casos de corrupción. O sea que la nueva política se expresa pero no se practica. Pero creo que esos cambios deben venir, por eso sigo siendo oposición, porque estoy buscando una meta, una meta donde la política no sea mala palabra.

¿Qué pasa en Baradero? Hace quince años atrás había mucha más “Política” que hoy, hoy no existe el debate. ¿Por qué?
Porque se ha degradado la política en función de lo que decía recién, en función de las necesidades de muchos que ocupan cargos públicos por necesidades personales. Hoy tenemos en el Departamento Ejecutivo y en el Concejo Deliberante a personas que están en ese puesto en función de lo que ganan y no en función de lo que hacen. Se han acercado a la política como un sistema de vida, buscando un sueldo mensual, pero no para aportar nada. Los concejos deliberantes anteriores, salvo honrosas excepciones, tenían un nivel de capacidad de generar algún cambio en Baradero muy superior al de ahora. La dirigencia del Ejecutivo en otra oportunidad, si bien era joven, era muy bien intencionada, y hoy en día en el Ejecutivo hay cargos políticos que están en base de las necesidades de quien lo ocupa. No se pone en la Producción a alguien que sepa del tema sino a alguien que necesita estar en Producción, por ejemplo. No se pone en algunas áreas de gobierno a la persona que puede cambiar la cosa sino al que necesita estar ahí. Después, se han creado cargos para que alguna persona lo ocupe hasta la próxima elección en que vuelva a ser concejal, o sea, se le ha dado residencia en la municipalidad a muchos para que se aguanten hasta la próxima elección (…)

¿Cuál es su futuro político?
Desde joven participé en los centros de estudiantes que existían antes y siempre me gustó lo mismo. A mí me gustaría llegar a ser intendente de Baradero, lo dije siempre, lo que no significa que quiera ser intendente socialista de Baradero. Me gustaría ser intendente de Baradero porque creo que hay muchísimas cosas, por mi trabajo, mi trayectoria, por la gente que conozco, por la forma en que he desarrollado mi vida en cuanto al crecimiento laboral; que podría hacer por mi ciudad. Creo que acá se necesita, menos charla, menos abogados y más trabajo en serio, buscar gente idónea para trabajar que te acompañe y trabajar en serio. (…) Todos salimos a sacar fotos a un barrio porque se creó, pero nadie se pone a mirar dónde lo pusimos, como si no fuera parte de la cosa, mezclamos la industria con el turismo, el barrio con la industria. Los baldíos pagan los mismos impuestos que una persona que vive en una casa, y al baldío en determinada zona de la ciudad que trata de crecer, se le debe cobrar impuestos proporcionales. Hay gente que se va a jubilar en la función pública, porque hay áreas del gobierno municipal que llevan veinticinco años estando ahí, lo que no se genera en un impulso inicial, como toda cosa, después ya se achata, se diluye y se queda y la llevan como costumbre. Yo creo que hace falta una renovación en serio, no importa de qué partido provengan, pero sí qué manera de pensar tienen.

¿Con quién se aliaría el socialismo?
El que va a Rosario ahora y lo ha conocido hace unos años va a ver que se ha producido un cambio sustancial, entonces, cuando vos te rodeás de gente capaz porque nadie puede saber todo, hay que poner en los puestos a quien puedas consultar y ese tipo de dirigencia, la de perfil bajo, en ese sentido es la que hace crecer las localidades, los pueblos y la crea a futuro. Tenemos que apuntar a ese tipo de administración, como lo fue Zárate hace diez años atrás.

Eso no es una respuesta a la pregunta ¿En Baradero hay posibilidades de alianza?
De gente, sí. Yo estaría de acuerdo, es más, me identifico con muchos sectores del justicialismo que tiene un pensamiento social; con lo que no me identifico es con el tipo de justicialismo que está gobernando Baradero hace bastante tiempo. El tema social del justicialismo local pasa por la prebenda, por la dádiva, pero no hay realmente una ciencia social progresista.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home