viernes, mayo 19, 2006

Vacíos

Columna de Hugo Ciaponi

La humanidad de nuestros días atraviesa una etapa donde todo pareciera basarse en el consumismo, el estatus y el materialismo en su máximo exponente, llegando a convencer las mentes que este es el modo puro y absoluto de lograr felicidad y bienestar.
Un egoísmo tan frío como las rocas se adueña de cada ser llegando a dejar de lado los sentimientos en todas sus facetas.
¡Cuánta pobreza se adueña del ser humano cuando lucha denodadamente para lograr poder! Y cuántos vacíos se instalan en cada uno en la medida que lo van logrando.
Es la ceguera del alma, del corazón y el espíritu haciendo de las suyas, tal como dominados por el demonio agazapado detrás del poder.
Los verdaderos vacíos del hombre no los llenan estas cosas, en absoluto, el más cruel de los engaños dominando las pobres mentes como una especie de epidemia dispersándose como la luz del rayo.
Los profundos vacíos a los que nos expone la vida cada vez que damos prioridad a las cosas materiales, que sólo contribuyen al distanciamiento de los seres, alimentando la rivalidad y la competencia como únicas armas de lucha por lograr una mejor calidad de vida, sin importar los baches y los vacíos, cada vez mayores e imposibles de llenar.