jueves, mayo 11, 2006

Martín Palermo: "Esto no es sacrificio, es una satisfacción"











Había temores. ¿Vendrán? ¿No vendrán? ¿Vendrá Palermo? ¿No se lo llevará Tinelli para el programa? Los antecedentes de cenas con figuras importantes de la actualidad boquense no eran muy alentadores. Pero apenas pasadas las 9 de la noche, en un colmado Club Atlético se escuchó el anuncio: “demos la bienvenida a los ídolos del plantel boquense: Ezequiel Medrán y Martín Palermo”.
Las caras de felicidad, sorpresa y satisfacción se reflejaron en las más de 1.200 personas que por primera vez en su vida podían estar tan cerca de sus ídolos. Acompañados por los principales referentes de “la 12” (Rafael y Fernando Di Zeo, el “Oso” Pereyra y el “Gordo” Ale) saludaron desde el palco inferior y luego hicieron lo mismo desde el lugar que ocuparían durante gran parte de la noche, el palco superior. Allí los organizadores habían instalado la mesa, que también contó como invitada especial la presencia de “la Raulito”.
En los momentos previos a la llegada ya el clima era de fiesta, pues la banda de la hinchada boquense en la calle y la música en el interior hacían “latir” las paredes con sus cantos festejando el campeonato. Lo que sucedió cuando entraron los jugadores fue algo indescriptible, ya que la ovación fue algo sencillamente impresionante.
Una vez instalados, todas las personas encargadas de la organización empezaron a servir la cena, que considerando la falta de experiencia de los mozos y el prácticamente nulo lugar que tenían para pasar, puede considerarse como un éxito. De hecho, uno de los principales dirigentes del Club Atlético manifestó: “lo de ustedes estuvo muy bueno, la verdad, nunca había visto el gimnasio tan lleno de gente”.
Luego de cenar, los jugadores se dirigieron al palco inferior para firmar autógrafos y sacarse fotos, cosa que en determinado momento debió suspenderse, no por falta de disposición sino por la falta de respeto demostrada por el público, quienes sin importarles la presencia de niños o mujeres, trataba de acercarse a los ídolos. Para este momento los jugadores habían –con una sonrisa- dado respuesta a las ilusiones de más de 600 personas que pasaron, posaron, abrazaron, besaron y sonrieron al salir con su autógrafo y su foto.
A la hora de los postres hubo oportunidades nuevamente de escuchar una ovación cuando llegó el momento de despedir a los visitantes, quienes se fueron también acompañados por los miembros de la hinchada. Y un rato más de tiempo para sortear camisetas originales de Boca autografiadas también por Palermo y Medrán.

La palabra del ídolo
Debido a que la conferencia de prensa no se realizó en el momento previsto, sino que se pospuso, varios de los medios presentes se retiraron sin poder tomar contacto con los protagonistas. La Opinión pudo dialogar con el actual goleador, a quien le preguntamos si no había tenido ofrecimientos para ir a otro lugar, considerando que Boca había salido campeón el día anterior: “sí, pero ya me había comprometido con Baradero y sabía que una gran cantidad de gente iba a estar acá esperándonos y no los podíamos defraudar”.
Estás cumpliendo el sueño de mucha gente. ¿Qué es para vos?
Por eso mismo te decía que hoy estamos aquí, porque sabemos que en el interior se le hace muy difícil a la gente ir a la cancha, para algunos acudir a este tipo de cenas puede ser un sacrificio, pero para nosotros es una satisfacción.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home