viernes, mayo 26, 2006

Falucho

Columna de Marta Botta

Nuestra historia patria está llena de actos heroicos. Recordemos a la niña María, que al llegar una tropa española a su rancho para que le informaran el rumbo que había tomado el ejército de Belgrano, la madre, rodeada de sus hijos le respondió que ella no sabía nada. Fue en ese momento cuando María salió rápidamente del grupo, fue hasta detrás del rancho, montó su caballo y salió al galope. Los enemigos, presintiendo que la niña iría a avisar al general de sus presencias salieron al galope detrás de ella, pero María enfiló a todo galope hacia un precipicio y se tiró en él con su cabalgadura. Detrás de ella cayeron los soldados enemigos.
Otro hecho es del Negro Falucho, que en el Callao, camino a la independencia del Perú vigilaba desde lo alto del fuerte nuestra bandera. Los enemigos no pueden soportar esto y gritan: ¡muera, muera el insolente! Y hacen una descarga que acribilla a Falucho. Este cae moribundo abrazado a la bandera y sintiéndose morir besó el paño de la enseña por la que había dado su vida.
Habría que rendir homenaje a estos argentinos, tanto la niña María como Falucho, por ese gran ejemplo que dieron de amor a la patria.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home